Dolor y pedido de justicia por la muerte del joven tarefero

El joven falleció el sábado por la tardecita en Jardín América al colisionar de frente la moto en la que iba de acompañante contra una camioneta que era guiada por el diputado provincial Martín Sereno

Policiales

“No hay remedio para tapar el dolor que uno siente, pero gracias a Dios vamos a seguir adelante y vamos hacer lo posible para que el que hizo esto no quede impune”. La frase corresponde a Agustín Ferreyra (52), quien ayer participó de la ceremonia de despedida de los restos de su hijo Sebastián (21), quien el sábado por la tardecita falleció en Jardín América al colisionar de frente la moto en la que iba de acompañante contra una camioneta que era guiada por el diputado provincial Martín Sereno.

El muchacho, quien se ganaba la vida tarefeando gran parte del día para ayudar a sus hermanas y a su madre, vivía en el barrio Prosol, de la citada localidad.

Al momento del hecho, ocurrido sobre la colectora Aconcagua, el joven volvía de cobrar parte de su sueldo y tenía la ilusión de comprarse unos botines de fútbol para poder tener una chance de jugar en el club Tigre de Santo Pipó.

Justamente Agustín había hecho las gestiones para que pudiera entrenar en sus tiempos libres, ya que lo consideraba un excelente jugador. Pero ese sueño quedó trunco, indicó el hombre, quien en la actualidad vivía separado de su hijo y residía justamente en Pipó.

En torno al suceso, el padre comentó: “Sé que hay testigos que vieron que la camioneta fue en contramano, le chocó de frente, y que esta persona (Sereno) no se podía parar. Pero después en la comisaría dijeron que dio negativo el test de alcoholemia”.

El recuerdo de su hijo

También sostuvo que su hijo siempre fue una buena persona, que nunca se metió en problemas y que instantes antes de salir de su casa para buscar su sueldo estaba tomando mates con su mamá.

Al ser consultado sobre qué le diría si estuviera de frente al conductor de la camioneta sostuvo: “Primero le haría una pregunta. ¿Qué haría él si le chocaran a su hijo? ¿Cómo reaccionaría? Porque él chocó y es un diputado, procura arreglar esto con plata y esto no se arregla con plata. Se tiene que hacer cargo por lo que hizo y dar la cara, pedir las disculpas y si tiene que ir preso, tiene que ir preso, no procurar esquivar todo lo que está pasando”.

Los restos de Sebastián fueron velados ayer en la sala Jardín de Paz y en la ceremonia estuvieron presentes muchos amigos y conocidos que se acercaron incluso desde Santo Pipó.